El conflicto político por las obras de arte de Sijena

El director del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), Pepe Serra, ha calificado de ‘día triste’ para todos los museos y para el patrimonio en general la actuación de lunes en el Museo de Lleida, que acabó en el traslado de las obras de Sijena hasta Aragón. En declaraciones a la ACN, Serra ha afirmado no se imagina que la situación se repita en el MNAC por el conflicto por las pinturas murales y ha explicado que tiene la conciencia tranquila.

Ha recordado que gracias a la operación de salvaguarda de la Generalitat ahora se puede hablar de los murales, puesto que si no, ‘no existirían’. ‘El presidente de Aragón puede hablar de las pinturas porque nosotros las retiramos y cuidamos. Lo primero que tendría que hacer es dar gracias a quien las ha conservado y guardado’, ha afirmado.

Cuando el arte se convierte en arma política

En esta línea, ha recordado que la sala del Monasterio de Sijena tiene techo desde el 1991, mientras que las pinturas se retiraron en 1936. ‘Quizás el gobierno de Aragón podría hacer una reflexión un poco crítica sobre cómo ellos han tratado sus espacios patrimoniales, como por ejemplo el del monasterio que data del 1200 y que está prácticamente destrozado’, ha remarcado.

Sierra ha reconocido que no sabe si puede ‘estar tranquilo’ por el caso de los murales en conflicto, que el presidente del Aragón ya ha dicho son su próximo objetivo. Con todo, ha recordado que sólo quedan un 30% y en un estado ‘lamentable’ después de sufrir un incendio y ha insistido que actualmente, en el seno del MNAC, se encuentran ‘en el mejor lugar posible’.

Por eso, ha recordado que son ‘intrasladables’ porque el peligro de destrucción es ‘evidente’. ‘Todos los expertos del medio, no los presidentes de comunidades, nos han dicho que no se puede hacer. Creo que la conclusión es evidente. No ha lugar’, ha remachado.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *